Efectúan capacitación “Buenas prácticas apícolas”

Como parte del plan de trabajo que desarrolla el Programa Nacional de Información, Formación y Capacitación en Técnicas y Tecnologías para la Producción Agropecuaria, que coordina el Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología (CONICYT) en conjunto con diversas instituciones, se llevó a cabo el día 14 de junio, vía online, la capacitación “Buenas practicas apícolas”, evento desarrollado por el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA).

Esta capacitación fue dirigida a técnicos, con el propósito de Fortalecer los conocimientos en buenas prácticas apícolas a pequeños y medianos productores.

La exposición estuvo a cargo del MSc. Henry Jose Osejo Uriarte, Licenciado en Medicina Veterinaria, Técnico en Trazabilidad Apícola del IPSA, quién dio una breve explicación de porqué nace la implementación de esta temática en Nicaragua, la que radica en el cumplimiento de los requerimientos sanitarios solicitados por los consumidores europeos.

El compañero González, dijo que en Nicaragua se reportó por primera vez en 1996 la plaga de Varroa destructor (garrapata de las abejas), que es un ácaro ectoparásito, de la familia varroidae, de las especies Apis Mellifera y Apis Cerana, considerada como una parasitosis externa, que afecta a la abeja melífera (reina, obrera y zángano) en todos sus estadios de desarrollo (cría y adultos), considerada grave, por causar una alta mortalidad y pérdidas económicas.

En su intervención, mencionó las consecuencias de la parasitosis en las abejas como son: susceptibilidad a otras patologías (Ascophaerosis, virus, bacterias, nosema), inoculación directa de virus, aumento de mortalidad de colonias, disminución de la producción y el aumento de riesgo de alteración de la calidad en productos de la colmena.

Así mismo, debido a estas consecuencias, señaló que es necesario controlar la varroasis, se deben implementar medidas de control: según el tipo de abeja y tipo de ácaro existente, en dependencia del nivel de infestación, según la presencia de virus transmitidos por varroa y según la situación ambiental (floración y clima)

De igual forma describió los tipos de controles como: el manejo de Buenas Prácticas de Apicultura (BPA), determinación del tratamiento (orgánico o químico), selección de colonias de abejas resistentes a la infestación por Varroa destructor y realizar vacunación y sacrificio.

Además, compartió los problemas que pueden surgir en el manejo básico de las colmenas como son:

  1. Ausencia de profilaxis (falta de limpieza del material, falta de recambio y/o renovación de panales y de la reina).
  2. Gran concentración de colmenas (ubicación, orientación), poco potencial de flora apícola.
  3. Ausencia de selección o selección mal conducida de colonias con características favorables para el control de varroosis.
  4. Errores de manejo de cualquier orden que puedan provocar cambios de conducta y estados de desequilibrios en la población generando situaciones de estrés.

Tener colmenas fuertes y sanas es la mejor manera de prevenir enfermedades y plagas.

Para concluir, recomendó aplicar el tratamiento, cuando la colmena tiene poca cría (cuando no hay floración) de la siguiente manera:

  • Acido oxálico directamente en los espacios entre los panales de la cámara de cría o por aspersión. (5 cc por espacio; 100 gr Acido oxálico 1,5 litro de agua, 2 libras de azúcar)
  • Timol con aceite de oliva (18 gramos de la mezcla por colmena diluidos: 6 gr. de timol y 12 gr. de aceite de oliva, impregnando un material poroso sobre los marcos).

Instituciones participantes: MEFCCA, MAG, INTA, IPSA, CNU, Canal 6 y CONICYT.

Autor entrada: