Webinar sobre el “Manejo integrado de descortezadores del pino”

En Nicaragua, la superficie de bosque natural de conífera (planta que lleva las semillas en estructuras especializadas llamadas conos) se estima en 374,739 hectáreas (ha), de las cuales el 81.14% (304,090 ha) se encuentran en la zona Caribe Norte (siendo Pinus Caribaea la especie predominante). En los departamentos de:  Nueva Segovia, Madriz, Estelí, León, Jinotega y Matagalpa existen también cobertura boscosa de pino (siendo Pinus Oocarpa la especie predominante)

Los descortezadores del pino (Dendroctonus spp., y otros géneros), son considerados las plagas más destructivas de los bosques de pino desde el sur de los Estados Unidos, México y América Central.

Los primeros brotes de esta plaga según los registros encontrados en Nicaragua, datan del año 1964, reportados en la localidad de Yucul en el Departamento de Matagalpa, posteriormente se presentaron brotes en 1975, 1977, 1984-1985, 1991-1992 y 1999-2001, siendo este último, el período de mayor incidencia, en los departamentos de Chinandega, Estelí, Jinotega, Madriz, Matagalpa y Nueva Segovia, y el que más afectaciones registró con 32,359 hectáreas.

En octubre del 1999 esta plaga volvió a activarse, apareciendo sus primeros brotes en el municipio de Jalapa específicamente en la comunidad de Teotecacinte, afectando unas 30 Ha. de pino.  Aún no se conocen con exactitud los factores que activaron el ataque agresivo de la plaga, pero se cree que el fenómeno del Niño, la incidencia de incendios forestales, sequías prolongadas, el huracán Mitch y el mal manejo del bosque, propiciaron las condiciones favorables para la aparición de esta plaga, según datos de INAFOR 2002.

Con el propósito de informar a técnicos y productores, datos relevantes sobre los daños que ocasiona esta plaga y qué se debe hacer para evitar pérdidas en nuestros bosques de pino, el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) desarrolló el día 26 de abril, bajo la plataforma GotoMeeting el webinar “Manejo integrado de descortezadores del pino”, en el marco del Programa Nacional de Información, Formación y Capacitación en Técnicas y Tecnologías Agropecuarias coordinado por el Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología (CONICYT).

El tema fue desarrollado por el Cro. Freddy Hernández, IPSA-Nueva Segovia, quién en su presentación dio a conocer datos alarmantes sobre los daños que ocasiona el gorgojo descortezador del pino, también explicó el proceso de reproducción de esta plaga, así como los planes del manejo existentes.

El Cro.Freddy Hernández, destacó que “los brotes epidémicos se inician con el ataque a árboles muy debilitados (por los incendios, resinación, alta densidad, falta de manejo forestal, y/o largas sequías) tanto en bosques jóvenes como maduros;  Los ataques afectan, primero, a la parte media del fuste y después, al resto del árbol. De forma general se producen entre 30 y 35 ataques por pie cuadrado de corteza. Una vez que el árbol ha sido completamente ocupado por el D. frontalis y otros gorgojos descortezadores asociados, los ataques cambian o se trasladan a otros pinos próximos, dando lugar al crecimiento o expansión del brote. Este proceso de emergencia y ataque puede continuar llegando a producir la mortalidad de árboles sanos ubicados en la periferia en infestaciones de gran tamaño”.

Para determinar de los niveles de infestación, es esencial reconocer las tres fases para determinar correctamente la necesidad de control, las cuales son:

  • Fase 1: El árbol presenta la copa verde y grumos de resina fresca Pinos con ataques recientes (dura 5-10 días). Verde normal Adultos atacantes, huevos y larva I.
  • Fase 2: El árbol se encuentra infestado de larvas dentro de la corteza, presenta la copa Verde decolorado o amarillento con grumos secos y duros a lo largo del fuste. (dura 25-35 días). Larva I, II, III Y IV
  • Fase 3: Se caracteriza porque el árbol presenta la copa rojiza o de color marrón, con muchos orificios por la salida de los escarabajos. Pocas Larvas IV  y Pupas. En esta fase todavía se pueden encontrar unas pocas larvas en L IV, Pupas y adultos recién emergidos, casi listos para salir.

El tratamiento cuando suceden estos brotes son: derribo, fumigación con químicos, seccionado de fustes, descortezado y fumigación de químicos, extracción inmediata, agrupación de residuos, picado, quema.

Es importante destacar que el mejor método de reducir pérdidas en los bosques debido al gorgojo es aplicar todos los años un buen manejo forestal, monitorear y regular constantemente la condición y densidad del rodal y controlar los brotes tan pronto sean detectados. Además, se debe mantener un buen estado sanitario de los bosques a través de algunas prácticas, como la eliminación de pinos de alto riesgo, prevenir los incendios forestales, reducir daños en los aprovechamientos y permitir la regeneración de rodales sobre maduros, entre otros.

Instituciones participantes: MEFCCA, MAG, INTA, IPSA, CNU y CONICYT

Autor entrada: