Bolivia sueña con el océano, anhelo histórico y popular

Por Luis Brizuela Brínguez*

La Paz (PL) – Para acabar con el enclaustramiento mediterráneo que padece desde hace más de un siglo y cumplir con una reivindicación histórica, Bolivia mantiene el reclamo ante la justicia internacional a fin de recuperar el acceso al océano Pacífico.

Volver al mar es un sentimiento, una voluntad reforzada en el pueblo boliviano después de la llegada al poder en 2006 del presidente Evo Morales, quien ha hecho de este tema un punto central de su política exterior.

Por ello, esta nación andina celebra cada 23 de marzo el Día del Mar, que recuerda la pérdida del departamento del Litoral en una invasión y posterior guerra territorial con Chile (1879-1884), cuando el país altiplánico perdió 120 mil kilómetros cuadrados de territorio y unos 400 kilómetros de costa.

Ese suceso lo convirtió en uno de los dos sin costas de América del Sur, además de Paraguay.

Desde el siglo XIX los sucesivos gobiernos bolivianos reclamaron a sus homólogos chilenos la devolución del territorio perdido.

Según las autoridades aquí, el enclaustramiento provoca un gran daño económico, respecto de lo cual sostienen además que Santiago no respeta el libre tránsito acordado en el tratado de paz de 1904.

Fuentes oficiales reflejan que esta privación causa incalculables daños comerciales y financieros, sobre todo porque limita las capacidades de desarrollo nacionales.

Al respecto, un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la Organización de Naciones Unidas (Cepal), apuntó que la mediterraneidad ocasiona a Bolivia una pérdida aproximada de 190 millones de dólares anuales.

La investigación señaló que el costo de dicha situación representa entre el 0,6 y el uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pues cuatro de cada 10 productos bolivianos tienen que pasar forzosamente por Chile.

Hace dos años, el presidente Morales comparó esta situación con el bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos mantiene contra Cuba, y auguró que en algún momento Chile deberá devolver una salida soberana al océano Pacífico.

Mientras, el vicepresidente Álvaro García Linera aseguró a mediados de 2015 que si Bolivia accediera soberanamente al Pacífico, la economía crecería de cinco a siete por ciento anual.

Si tuviéramos mar, nuestra tasa de crecimiento del PIB sería muy parecida a la de los países asiáticos y Panamá -este con salida a dos océanos-, señaló en julio el vicemandatario al inaugurar las obras de construcción del anillo energético en la sureña ciudad de Tarija.

Para economistas, más allá de lo que los bolivianos consideran una reparación histórica, la falta de un puerto propio lastra con erogaciones adicionales y la pérdida de ingresos por concepto de aranceles.

Todos los trámites y gastos burocráticos por traslado se pagan a un tercer país, opina José Endara, integrante de la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia.

La mayoría de los productos bolivianos son exportados a través del puerto de Arica, en el norte de Chile.

Si bien se trata de una zona franca, utilizar esta terminal tiene sus complicaciones. En primer lugar, se encuentra la distancia: la ciudad comercial más cercana en Bolivia, Oruro, está a cinco horas de viaje, argumentó Endara.

Asimismo, dijo, en Arica no disponemos de facilidades que tendríamos si el puerto fuera nuestro. Quizás lo principal sea el acceso a depósitos -o contenedores- donde guardar los productos, algo especialmente útil para el comercio de soja.

ANTE LA LEY INTERNACIONAL

En 2011, y ante la falta de avances en las conversaciones con Chile, el presidente Evo Morales anunció la decisión de acudir a tribunales internacionales para resolver el forzado enclaustramiento marítimo.

Por ello, el 24 de abril de 2013, La Paz presentó una demanda para que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Países Bajos, obligue a Chile a negociar de buena fe el pedido de una salida al mar.

Dos años y medio después, el 24 de septiembre de 2015, la CIJ dictaminó que es el ente competente para resolver las diferencias entre ambos países respecto al tema.

Consideran expertos que ese fallo de la CIJ demuestra la solidez de los argumentos presentados por Bolivia, otorgándole además, un triunfo jurídico histórico.

Bolivia siempre optó por el diálogo y por eso decidió iniciar la demanda ante La Haya, como el escenario donde se viabilice este pedido, declaró la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, en vísperas de las celebraciones por el Día del Mar, el 23 de marzo.

Por su parte, el historiador paceño Fernando Cajías consideró que una solución al acceso soberano al océano más grande del planeta no sólo beneficiará a Bolivia, sino también al proceso de integración latinoamericana.

En opinión de Cajías, con la solución a la reivindicación boliviana se pondría fin a uno de los problemas pendientes desde el siglo XIX.

Asimismo, el embajador de este país ante la ONU, Sacha Llorenti, dijo en ocasión de celebrarse el Día del Mar que “los bolivianos nunca dejaremos de luchar por un acceso soberano al océano Pacífico, porque es parte de nuestra identidad”.

A su juicio, la historia, el derecho internacional, la verdad y la solidaridad de los pueblos nos acompañan en esta reivindicación.

Por último, el presidente Evo Morales reiteró el reclamo soberano e instó a Chile a mantener un diálogo franco que acabe con los obstáculos para una verdadera integración latinoamericana.

Durante el acto central conmemorativo por el Día del Mar, el mandatario reafirmó “la vocación pacifista del pueblo boliviano y su más absoluta confianza en la justicia internacional”.

Al mismo tiempo, pidió al país vecino cumplir con sus ofrecimientos y compromisos de negociar una solución al conflicto binacional.

Los bolivianos nos mantendremos firmes y unidos en nuestra lucha para así reparar una de las más graves injusticias históricas cometidas en nuestro continente. No desfalleceremos nunca en nuestro objetivo de llegar a un entendimiento con Chile que permita acabar para siempre con el último impedimento para la verdadera integración regional, aseveró Morales.

 * Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.

           

 

Autor entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *